5 Plantas Amigas de la Piel

A lo largo del año, nuestra piel se ve agredida por agentes externos. Por ello necesita una protección especial de nuestra parte, así lograremos prevenir y curar distintas afecciones. Las plantas son un poderoso aliado natural que nos brindarán estos preciosos cuidados. Por eso, a continuación nombramos las plantas con excelente beneficios para la piel.

5 Plantas Amigas de la Piel

Aloe Vera

Contiene más de 200 principios activos que la convierten en un remedio de lo más versátil. Tiene propiedades regeneradoras, analgésicas y refrescantes. Puede ser astringente en las pieles grasas, hidratar en las secas y calma irritaciones en las sensibles. Sus mucílagos consiguen que la piel retenga agua y quede más suave y nutrida. Mientras, sus vitaminas y minerales actúan contra el envejecimiento y las glicoproteínas combaten las alergias, picaduras y quemaduras. Junto a ellos los aminoácidos del aloe, revitalizan y contribuyen a eliminar las manchas oscuras. Se aplica la pulpa de la planta sin manipular sobre la piel. El gel, se extrae de incisiones en las hojas y se aplica sobre las quemaduras y eccemas. Existen muchos preparados en forma de cremas y pomadas.

Caléndula

Otra planta muy utilizada en el cuidado de la piel es la caléndula, tiene virtudes regeneradoras, antiinflamatorias, antisépticas y emulgentes. Es muy útil cuando hay eccemas e irritaciones.  Suele estar presente en la base de la mayoría de las cremas para después del sol, por sus propiedades emulgentes y refrescantes. Es muy eficaz a la hora de aliviar quemaduras solares e irritaciones cutáneas, así como dermatitis atópicas. Se suele utilizar en tintura. En eccemas, quemaduras y picaduras de insectos son muy útiles las compresas empapadas en esa tintura o en infusión.

Llantén

El llantén posee propiedades muy parecidas, es cicatrizante, antiinflamatoria, emoliente por su cantidad de mucílagos. En picaduras, alergias, herpes y heridas se utiliza externamente la tintura o la infusión o las compresas empapadas en tintura o en infusión. También son útiles las cataplasmas de hojas machacadas.

Cola de caballo

La cola de caballo contiene ceramidas que permiten una hidratación profunda y un reequilibrio graso de la piel, es perfecta para realizar baños cicatrizantes, infusiones contra los hongos y masajes antiestrías. Se utilizan los tallos. Se aplica el jugo de la planta fresca sobre la piel, y se usa en cremas y decocción. Esta última se aplica en compresas en la zona a tratar o en un baño local de agua tibia. Pero junto a estas plantas conviene no olvidar el poder de los aceites naturales, incluidos en muchos preparados de cosmética natural.

Aceite de jojoba

El aceite de jojoba, se considera una especie de “oro líquido” por sus beneficios, es usado frecuentemente. Sus semillas trituradas protegían la piel de los indios del fuerte sol del desierto. Las caramidas de este aceite, muy parecidas a las que constituyen la piel, permiten una hidratación profunda y una reestructuración del equilibrio graso de la piel. Contiene vitamina E que elimina los radicales libres de la piel, responsables de su envejecimiento prematuro y el ácido linoléico, muy regenerador. Es la panacea en las pieles secas y sensibles, así como en irritaciones y quemaduras solares. Forma parte de muchas cremas y preparados de cosmética y se aplica externamente en pieles sensibles e irritadas.

Ahora que ya conocéis mejor las propiedades de estas cinco plantas, podréis cuidar vuestra piel de forma natural durante todo el año. Probad y veréis los resultados.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *